Tierra Medieval II

13ª Sesión: "Los túneles bajo Innsbruck"

Luego de acabar con el poderoso orog, los héroes se recuperaron y trataron al enano caído.

Cuando éste volvió en sí, se presentó como Kahn, protector de un puesto de vigilancia de las montañas, al Oeste. Alertado por Kalad, el líder del monasterio, Kahn había sellado la salida de los túneles que conducía a su puesto de vigilancia pocos días atrás, pero al regresar al monasterio se encontró con la carnicería que habían perpetrado los orcos. Incapaz de contener sólo a todos los invasores, se vió forzado a derrumbar el pasaje por el que los orcos habían ingresado, pero luego fue capturado y torturado por el campeón orog, a quién afortuandamente los héreos consiguieron vencer.

Kahn les advirtió que aún quedaba un pasaje por el cuál los orcos podrían aventurarse: los túneles bajo Innsbruck, al oeste. Era su deber sellarlos, para honrar la memoria de Kalad, que había caído en el asalto orco. El venerable enano también le había encomendado a Kahn que pasara su martillo mágico al primer enano que viera, y como Doruin era el único enano en el grupo, a él le fue entregada la reliquia.

Luego de descansar unas pocas horas, avanzaron juntos hacia dichos túneles, por medio de un pasaje subterráneo que llegaba allí desde el monasterio. Una vez allí, y con la ayuda de los homúnculos protectores de los pasajes, el grupo consiguió sellar todas las puertas, y tras pelear con incontables grupos de avanzada orcos, se colaron a la cámara principal, desde donde podrían inundar los pasajes para así evitar que los orcos desmantelaran las defensas enanas.

Una vez en la inmensa cámara principal, apareció en el camino de los héreos Tusk, el líder de la horda orca, un enorme medio orco-medio ogro. Acompañado de numerosos orcos y de una poderosa bruja, intentaron acabar con los héroes para tomar control de la cámara.

La pelea fue larga y dificil, pues los orcos no paraban de llegar de las numerosas entradas de la cámara y Tusk era un enemigo formidable. Como si fuera poco, la bruja, respaldada por dos ballesteros orcos, acosaba a los héroes desde los pisos superiores de la cámara.

Finalmente, gracias a que Malfius – con un poderoso hechizo – logró derribar a Tusk, Craken consiguió arrojarlo por la barandilla, haciendo que cayera. Gracias a eso, el grupo consiguió avanzar derrotando a los orcos que intentaban deternlos, para finalmente llegar a los niveles superiores donde se encontraba el mecanismo para inundar las cámaras.

Cuando Tusk logró alcanzarlos nuevamente, el grupo ya contaba con la suficiente ventaja como para retenerlo el tiempo que les faltaba para activar el mecanismo. Sinieson valientemente lo contuvo con sus hechizos ralentizadores, mientras Eclíptica aniquilaba a las hordas orcas y Sinieson, Craken y Malfius derrotaban a los arqueros. En tanto, Doruin y Kahn activaban la ingeniería enana.

Las aguas comenzaron a inundar el recinto, al tiempo que Tusk recibía el golpe mortal por parte de Sinieson, ayudado por la magia de Eclíptica.

En el último minuto, el grupo subió por la escotilla del nivel superior, hacia unos pasajes que, según Kahn intuía, les llevarían a la fortaleza de Innsbruck…

Comments

Merovingian

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.