Tierra Medieval II

4ª Sesión: "La Mansión Kiris"

Al despertar, los héroes avanzaron por la ciudad hacia el nordeste, hasta la zona de los baños, y allí decidieron revisar el último lugar donde creían que podía estar la piedra: la Mansión Kiris, donde ahora habitaba el jefe de los goblins.

Para evitar las guardias más numerosas, el grupo salió de Kiris Dahn para entrar a la mansión desde el nordeste. Desafortunadamente tuvieron problemas con la orientación y fueron arribados por un grupo de centinelas goblin que les dieron pelea. Si bien pudieron derrotarlos, uno de ellos logró escapar, por lo que no les quedó más remedio que apurar el paso para intentar llegar antes que las noticias de su presencia.

Escalaron la muralla, eliminaron a un guardia y se refugiaron en unos escombros ya en el interior de la finca; sin embargo, su intento de distracción de los guardias de la mansión fracasó y debieron trabarse en combate. Los guardias trajeron refuerzos, y pronto tuvieron que vérselas con el mismísimo Hu-Jat, líder de los goblins, con sus guardaespaldas y con su temible montura draco. Evidentemente, estaban alertados de la presencia de intrusos en las cercanías.
El combate fue feroz y contrarreloj, combatiendo enemigos en todos los flancos y a su vez intentando finalizarlo antes de que el grueso de la tropa goblin llegara. Hu-Jat fue derrotado, pero a consecuencia de ésto su draco enloqueció y antes de ser derribado se llevó consigo a Doruin, quien cayó en combate. Al ver esfumadas sus posibilidades sin su líder, y no habiendo llegado aún los refuerzos que esperaban, los soldados restantes huyeron.

El grupo no vio otra posibilidad de sobrevivir que dentro de la mansión, y allí lograron esconderse dentro de las habitaciones del draco. Una vez allí, utilizaron sin éxito el ritual buscador y luego aguardaron expectantes.
Afuera se escuchaban gritos de caos y desorganización de los goblins, que parecían a punto de enfrascarse en un conflicto interno por el trono de líder. Aprovechando las circunstancias, y valiéndose de los talentos de Eclíptica, los heroes lograron salir de la mansión por una puerta trasera y escabullirse entre las brechas de la muralla. Con gran dificultad, sintiéndose abatidos y con pesar por no haber logrado su objetivo, consiguieron escapar de Kiris Dahn y llegar a la torre de Treona.

Comments

Merovingian

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.