Tierra Medieval II

6ª Sesión: "El bosque maldito"

Luego de derrotar a los orcos, los héroes siguieron su camino hacia la torre de Treona, para poder por fin destruir la Piedra Asesina.
Mientras tomaban un descanso en medio del bosque, se sorprendieron al escuchar gritos provenientes de la bolsa de monedas de Sinieson: una de las monedas arrebatadas a los orcos era en realidad una Piedra de Encargo. A través de ella, su empleador reclamaba saber cómo marchaba el trabajo orco.

Simulando ser uno de los orcos Ojos Mutilados, Malfius engaño a la maga diciendo que habían obtenido la piedra, pero tras perder muchas fuerzas, y pidió indicaciones para poder llevar el objeto a destino. La maga reveló que su guarida se encontraba hacia el noroeste, en el bosque que se hallaba circundado por el río. Con esa valiosa información, los héroes se dirigieron hacia la torre de Treona.

Una vez allí, la anciana reveló que Dreus no era otra que su antigua aprendiz, que había huido de Kiris Dahn 10 años atrás luego de ser descubierta intentando acceder a tomos de conocimiento prohibidos. Si bien no volvió a saber de ella, Treona había oído rumores de que al escapar de la ciudad se había dirigido al bosque maldito de Garvus, al Noroeste. El bosque había sido objeto de numerosas leyendas desde hacía cientos de años, y nadie osaba acercarse al lugar, donde se decía que la muerte tenía una indiscutible presencia.
La anciana describió a la maga como una mujer ambiciosa y sin escrúpulos, obsesionada con la adquisición de poderosos artefactos, fuera cual fuera su origen. Rogó a los héroes que le dieran la posibilidad de rendirse si fueran a enfrentarse con ella, pero los instó a detenerla, pues no podía pasar mucho tiempo antes de que emprendiera otra peligrosa cruzada para obtener poder.

A continuación, Treona procedió a realizar el ritual para destruir la Piedra Asesina. Luego de 2 horas de arduos encantamientos, las energías arcanas abandonaron al objeto, y éste se volvió una inerte pieza de roca.

Con su objetivo principal cumplido, los héroes partieron hacia el norte, rumbo al bosque maldito. Descansaron durante la noche fuera del lugar, cerca del río que delimitaba la temible región. Al día siguiente, cruzaron dicho río con ayuda de la magia de Eclíptica y la habilidad con las sogas de Sinieson.

Luego de horas de marchar por el siniestro lugar, coronado por tétricos árboles, y carente de signos de vida animal, llegaron a un amplio claro, en cuyo centro descansaba una gran construcción, que parecía ser un templo. Sus enormes puertas, abiertas de par en par, estaban vigiladas por amenazantes gárgolas.
En su interior, los héroes encontraron unas estatuas de amenazantes figuras demoníacas, así como lienzos con macabras imágenes: el templo, originalmente consagrado a Bahamut, había sido mancillado y capturado en nombre del Rey Demonio Orcus, señor de los muertos vivientes.

Sinieson, Doruin y Jeansen derribaron la enorme estatua de Orcus que se encontraba en el centro del templo; debajo de la misma, se encontraba una bóveda dedicada a Bahamut. En su interior, encontraron un estandarte del Dios Dragón, y envuelto en el mismo, una enorme espada consagrada a la divinidad.
Portando el reciente hallazgo, y deseando limpiar el lugar de la corrupción que lo inundaba, los héroes bajaron por una puerta trampa que se encontraba en un extremo del templo. Accedieron a una cámara personal, donde yacían un conjunto de cadaveres; uno de ellos, momificado e inclinado hacia un altar a Orcus, portaba en su cuello una extraña piedra oscura, que al terminar de caer el sol, comenzó a irradiar una tétrica luz púrpura…

Comments

Merovingian

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.